lunes, 19 de noviembre de 2018

Un Obra preocupante (80-58)

Kostas Vasileiadis (foto: ACB FotoClick)

El Obradoiro volvió a hacer un partido muy flojo y cayó con rotundidad en la cancha de un Murcia muy necesitado pero que apenas tuvo oposición por parte de los nuestros. El Obra solo fue por delante de inicio (4-10), pero el acierto en el triple de los locales les permitió primero igualar el marcador y ya en el segundo cuarto ir obteniendo ventajas a partir de una gran superioridad en el rebote ante un Obradoiro sin recursos ofensivos (41-29). Los nuestros reaccionaron al comienzo del tercer cuarto bajo la dirección de Navarro y con la ayuda del único algo entonado en ataque, Kostas Vasileiadis (17 puntos con 5 triples), hasta ponerse a solo 4 puntos de Murcia (48-44), pero fue un mero espejismo. Los locales encadenaron una racha de triples y volvieron a ajustar su defensa para neutralizar definitivamente a un Obradoiro en el que nada salía bien,  para irse 16 arriba al término del cuarto (62-46). Sin atisbos de reacción por parte visitante, la diferencia final quedó establecida en 22 puntos (80-58), Con esta derrota, el Obra se queda con un record de 3-6 en la decimocuarta posición, con solo un partido de ventaja sobre el cuarteto que cierra la clasificación.


Jugaba fuera de Sar el Obradoiro por segunda jornada consecutiva, visitando a un Murcia muy apurado y con rumores de cambios en la plantilla en caso de derrota. Los locales comenzaban el juego con Kloof, Doyle, Rojas, Soko y Tumba, mientras el Obradoiro, en el que volvía Simons al equipo, lo hacía con Pozas, Vasileiadis, Singler, Llovet y Hlinason. Los primeros minutos del partido eran horribles por ambos bandos, pero viendo claro desde el inicio que el rebote defensivo iba a ser una pesadilla para los nuestros. Un triple frontal de Kostas abría la lata tras más de 2 minutos, y coincidiendo con un zona en la que Hlinason aprovechaba su altura bajo el aro propio y también en ataque, el Obra se hacía con una buena ventaja de 6 puntos tras el segundo triple de Vasileaidis ante un rival muy acelerado y desacertado (4-10). Pozas dejaba su puesto a Sàbat y Murcia reaccionaba con un renacido Rudez desde el triple mientras nuestro ataque volvía a espesarse. Con Kostas marcado muy encima por Oleson, Hlinason tenía el protagonismo obradoirista en la zona rival con acierto desigual, pero Booker aparecía anotando para los suyos ante la débil defensa de Sàbat, las pérdidas en ataque del Obra seguían aumentando y los locales se ponían por delante al término del cuarto (18-16).

El Obradoiro aguantaba el tirón con el quinteto de rotación en cancha, con un buen robo de Simons culminado en transición por Brodziansky. Los grandes de Murcia anotaban a placer ante la floja oposición de nuestros interiores, aunque Brodziansky haciendo buenas cosas en ataque, ahora con una gran jugada de espaldas sobre Delía. El eslovaco estaba inspirado en ataque y volvía a anotar de espaldas con suficiencia, pero el equipo se paraba a partir de ahí. De nuevo cediendo rebotes al rival, y cada vez más agobiados por el físico de los defensores locales, el equipo estaba nulo desde el triple y ahogado en la pintura, por lo que bastaban un par de aciertos del irregular Doyle para poner a Murcia 7 arriba (29-22). Solo un robo de Obst con el contraataque consiguiente culminado por el alemán era la única producción de los nuestros en unos minutos horrorosos, mientras que los locales, que tampoco estaban excesivamente acertados, iban poco a poco encontrando canastas a pesar de la intimidación de Hlinason. El Obra no metía ni los tiros libres y la ventaja local ya pasaba la barrera de los 10 puntos con nuestro ataque cada vez más atascado si cabe. Simons anotaba una buena suspensión corta desde el poste bajo y Kostas conseguía otro triple para dar aire al Obra, pero los interiores locales destrozaban la defensa obradoirista de nuevo, superiores en intensidad física, y entre Soko y Cate le daban una peligrosa renta de +12 a los suyos al llegar al descanso (41-29).

No cambiaban inicialmente las cosas tras el paso por los vestuarios. El Obra encontraba de nuevo a Hlinason bajo aro pero no pasaba del intercambio de puntos. Singler posteaba para anotar sobre Rojas, pero el dominicano le sacaba una falta en ataque en la siguiente jugada. El ataque murciano era bastante errático en su ejecución y por fin parecía que el Obra conseguía ir reduciendo diferencias tras la buena canasta por línea de fondo de Llovet, ya con Navarro jugando de base. El valenciano anotaba un par de libres y penetraba con calidad para poner a los nuestros a 4 tras un parcial de 0-8 (45-41), e incluso Singler tenía un intento triple para cerrar todavía más el marcador pero, tras un intercambio de triples entre Doyle y Kostas, hasta ahí llegaba la fuerza de los nuestros. Vasileiaids no anotaba su triple, Booker sí, y los locales recuperaban el acierto desde el exterior con Rudez y Urtasun lanzando en el marcador a Murcia mientras el Obra se volvía a enredar en pérdidas y malos tiros. El tiempo muerto de Moncho Fernández no cortaba la hemorragia, con los nuestros nulos en ataque y el rebote defensivo, mientras que el parcial local se iba con un canastón de Urtasun a un 14-2 al final del cuarto, con Murcia ya 16 arriba y el Obra tocado y casi hundido (62-46).

El Obradoiro intentaba volver a la carga con Navarro de base otra vez y Kostas anotando un triplazo circense, pero Booker tenía demasiadas facilidades con la floja zona de los nuestros. El tapón de Hlinason precedía a 2 faltas seguidas del islandés, sacándolo eliminado del partido, aunque Singler reboteaba y corría para anotar en transición. Rudez fulminaba nuestra defensa zonal con otro triple frontal, aunque todavía David Navarro mantenía viva la débil llama obradoirista con sus penetraciones. Sin embargo, los bajos porcentajes de acierto en el tiro de los nuestros impedían cualquier atisbo de remontada, a pesar del palmeo de Singler a su propio tiro. Un triple de Oleson y un par de malos ataques obradoiristas terminaban con la resistencia de los nuestros, negados desde el triple y con cada vez menor intensidad atrás. La ventaja local pasaba ya de los 20 puntos y el Obradoiro no anotaba más tras la gran canasta de Llovet en el poste bajo a falta de 4 minutos para el final. Doyle y Booker aprovechaban los minutos finales para aumentar su renta hasta el +22 definitivo (80-58).

Datos a destacar

  • muchos problemas y pocas soluciones. El Obradoiro apenas opuso resistencia durante un par de pequeñas fases del partido, ante un rival que aparte de su potencia física en defensa tampoco estaba como para tirar cohetes. Los problemas físicos de varios jugadores, el desacierto en el tiro (22% en triples) y un horror en el rebote (41-28, con 14 ofensivos para Murcia) hicieron imposible cualquier posibilidad de pelear por la victoria (90-45 en valoración conjunta)
  • faltos de rotación. Con Pozas y de Zeeuw evidentemente tocados, varios jugadores más con problemas físicos y Simons volviendo tras varias semanas, el equipo estaba muy limitado a nivel físico. Además, enfrente había un rival duro e intenso, que consiguió aprovechar esa clara superioridad física para ir haciendo mella a los nuestros. Sin claridad de ideas ni acierto en ataque, tampoco la defensa brilló a pesar de los intentos zonales de la segunda mitad
  • KOSTAS VASILEIADIS: sus 5 triples (los únicos del equipo) permitieron al Obra tener sus minutos más decorosos en el partido (al comienzo y en el intento de remontada del tercer cuarto). La defensa local acabó ahogándolo, al ser la única referencia fiable del Obra, y en defensa le costó mucho aguantar los cambios con grandes, pero el griego cumplió en lo que le pide, que es anotación. 17+1+1 en 32 minutos, para 14 de valoración
  • PEPE POZAS: sin apenas entrenar desde el pasado partido, el malagueño intentó ayudar pero no estaba en sus mejores condiciones. Apenas encontró conexiones y a pesar de su esfuerzo se vio superado por el ímpetu físico de Kloof en alguna ocasión. Bastante hizo con jugar tras la semana que pasó. 2+0+1 en 16 minutos, para 5 de valoración
  • KYLE SINGLER: sigue sin romper. Mal en el tiro exterior, sacó alguna canasta llevando a su par al poste pero a cambio concedió más de una ventaja en defensa a los rivales. Muy lejos de lo que se esperaba de él, sobre todo cuando el equipo está tan necesitado de calidad. 8+4 en 24 minutos, para 4 de valoración
  • NACHO LLOVET: un par de buenas canastas en el poste bajo y algún buen pase, mas su intensidad habitual en defensa, pero también problemas para frenar a un Soko que jugando de 4 le ganaba en velocidad. Lo peleó hasta el final, pero poco había que hacer. 4+4+3 en 23 minutos, para 7 de valoración
  • TRYGGVI HLINASON: desesperante por momentos, sin embargo volvió a rozar el doble-doble para dejar claro todo el potencial de futuro que tiene. El islandés no está ahora mismo (ni quizás en 1 o 2 años) para liderar a un equipo ACB, y sería injusto exigirle lo que no puede dar a estas alturas de su carrera. Eliminado por faltas con suma inocencia, con su marcha se terminaron las escasas opciones del equipo de al menos bajar la desventaja en el marcador. 8+10 en 23 minutos, para 9 de valoración
  • DAVID NAVARRO: con el físico de los bases locales y Pozas en inferioridad física, al final se optó por la solución del valenciano como base. Cumplió en la generación de juego individual, aunque no tanto en encontrar a sus compañeros. En defensa se comió varios cambios que lo dejaron bajo el aro defendiendo a los pivots rivales, pero dentro del tono gris oscuro del equipo fue de los menos desafortunados. 7+3 en 17 minutos, para 9 de valoración
  • ANDY OBST: sin apenas presencia, desacertado en el triple y solo con un buen robo y contraataque como acción positiva, el alemán tuvo un día muy gris (-19 con él en cancha). En defensa tampoco acabó de encontrar su sitio. 2+0 en 14 minutos, para -3 de valoración
  • VLADI BRODZIANSKY: un par de brillantes destellos posteando de espaldas en ataque, opacados por otras tantas pérdidas por malas decisiones, y muchos problemas atrás para cerrar el rebote y aguantar físicamente el contacto. El eslovaco no tuvo su mejor día, con muy pocos minutos en cancha cuando en ataque era casi el único con capacidad anotadora por dentro. 6+2 en 13 minutos, con 3 pérdidas, para 4 de valoración
  • BEN SIMONS: regresaba después de varias semanas y no encontró el punto en el triple para ayudar al equipo. En defensa no llegó y se comprobó que le falta trabajo para volver al nivel necesario para volver a ser importante en el equipo (-21 con él en cancha, el peor del equipo, además en muy pocos minutos). 2+1+1 en 12 minutos, para -1 de valoración
  • MAX DE ZEEUW: otro que evidentemente no está. En ataque no apareció y en defensa fue un coladero. Sus problemas físicos están siendo una cruz para el belga, y el equipo está sufriendo muchísimo por el bajo rendimiento de un hombre que tendría que ser uno de los puntales. 0+1 en 10 minutos, para -4 de valoración
  • NICK SPIRES: le puso ganas pero tampoco ayudó en demasía, algo perdido en la defensa zonal y al mismo flojo nivel en el rebote que sus compañeros. En ataque no apareció más que para intentar (y fallar) un triple en los minutos finales. 0+1 en 10 minutos, para -2 de valoración
  • ALBERT SÀBAT: superado en defensa en todo momento, sin poder dirigir el ataque con un mínimo de calidad y sin encontrar el acierto en su único triple intentado, en la segunda mitad ya ni siquiera volvió a la cancha. Nivel preocupante del catalán, que al estar Pozas en malas condiciones se nota mucho más. 2+0 en 7 minutos, para 3 de valoración
Partido muy flojo del Obradoiro, que casi en ningún momento supo jugar con algo de continuidad ni mucho menos de acierto, y que estuvo muy lejos de un rival que no necesitó más que un par de rachas de acierto en el triple y hacerse fuerte físicamente en defensa para llevarse el partido con facilidad. Junto con el de Lugo, el peor partido de lo que va de temporada del equipo, que deja muchos interrogantes de cara al futuro, con varios jugadores tocados físicamente y sin que algunos de los llamados a liderar al equipo acaben de tomar las riendas con claridad. La próxima visita del Baskonia a Sar no parece la ocasión más propicia para remontar el vuelo, pero hay que esperar una semana de mejoría física en los jugadores y de buenos entrenamientos para recuperar al menos el buen camino mostrado, aunque de manera irregular, en partidos anteriores.


0 comentarios:

Publicar un comentario